Reformas en tu hogar sin romperte la cabeza

Planificar las obras, pedir varios presupuestos y contratar a profesionales que ofrezcan garantías y respaldo son la clave para evitar problemas serios.

Mejorar el aspecto del hogar es un proyecto que ilusiona a todo el mundo. Más allá de los inconvenientes habituales como el ruido o la suciedad, estrenar una cocina o un baño hacen que valga la pena romper tabiques o agujerear una pared. Una nueva habitación, una encimera de cocina de mármol, una cortina de cristal en tu terraza, unos nuevos revestimientos para paredes o techos, …

Se piensa que el resultado final compensará todas las molestias, pero… ¿qué pasa si no es así? ¿Y si las obras resultan ser una chapuza o, peor aún, se quedan sin terminar? ¿Qué hacer si el albañil o el fontanero desaparecen a mitad de trabajo, o si las reformas se prolongan demasiado?

 

reformas en torremolinos

 

Los consejos fundamentales para realizar una obra en casa y no dejar a la suerte que todo salga bien, son los siguientes:

  • No contrate a un “chapuzas”, mejor elija a un profesional especializado en reformas.
  • Si es un trabajador autónomo, verifique su NIF. Si es una empresa, cerciórese de que esté dada de alta.
  • Elija un equipo de profesionales con seguro de responsabilidad civil, ya que responderán de daños fuera del contrato que puedan surgir: los que afectan a vecinos, a los locales…
  • Si la reforma es integral o piensa cambiar reformar cocina y baño, deberá encontrar una vivienda alternativa hasta que las obras finalicen.
  • Consiga varios presupuestos. Informarse y comparar es la mejor forma de dar con la mejor relación calidad-precio.
  • Solicite presupuestos detallados y por escrito: materiales, coste por unidad, tiempo de mano de obra,…
  • Desconfíe de los presupuestos verbales y de los muy baratos. Para despejar dudas, exija que le detallen lo que incluye el presupuesto y lo que no. Ahí radica la diferencia entre unos y otros.
  • Si debe pagar un adelanto, abone la menor cantidad posible y siempre por escrito. En ningún caso esta señal superará la mitad del coste total.
  • No abone el 100% del importe de la obra hasta que las obras hayan acabado del todo, incluso el más mínimo detalle. Acuerde efectuar una parte del pago (el 20%, por ejemplo) justo al final de la obra.
  • Una vez que los trabajos finalicen, revise al detalle los materiales empleados, así como el acabado final. Si el resultado no es el prometido o si ha descubierto daños o desperfectos, reclame a la empresa.
  • En el momento del pago, deben entregarle una factura en la que además de toda la información de los trabajos (descripción de tareas, mano de obra…), figure la identificación del cliente y de la empresa. También, los detalles de la garantía.
  • Acepte la factura sólo cuando coincida con el presupuesto. Si ha sufrido alguna variación y no le ha sido notificada, puede negarse a pagarla.
  • Exija facturas con IVA, fechadas, selladas y firmadas por ambas partes. Sin IVA no hay garantía real ni opción de reclamar.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *