Algunos consejos de decoración por Decología

Una cocina country nos seduce por la vista, literalmente, ya que el menaje queda expuesto en baldas. Frente a las originales, de madera oscura, las versiones actuales se caracterizan por su luminosidad, con muebles en tonos claros que captan la luz y la multiplican.

Frentes con molduras, encimera en acabado madera, fregadero cerámico, cestas con fruta o verdura, y detalles en metal. En esta cocina, con muebles hechos a medida por un carpintero, las cortinillas en la ventana añaden encanto.

Paredes, suelos, ventanas, cocina, cuartos de baños,…  Los años no pasan en balde y tu casa pide a gritos un lavado de cara que la actualice.

 

Definir materiales

Los revestimientos y su calidad son importantes a la hora de plantearse una reforma. De ellos dependerá el presupuesto. Madera, cerámica, piedra, micro cemento, yeso…

Al rehabilitar una casa antigua es posible que nos topemos con elementos arquitectónicos e instalaciones en mal estado. Consulta a un profesional si merece la pena conservarlos o no. Reforzar vigas o arcos y barnizar puertas te permitirá potenciar su esencia. En cuanto a los sistemas eléctricos o de fontanería obsoletos, será mejor adecuarlos a materiales actuales para evitar problemas.

 

Un buen aislante

Es muy posible que pierdas frío o calor a través de las persianas, si no están debidamente aisladas, lo que produce un gasto innecesario.

 

Reformar y elimina

Según Decología, conviene conservar obras de arte y piezas antiguas de loza o cerámica e intentar reubicarlas. Interesa decir adiós a lo que esté en mal estado o no case con el estilo, y adquirir una pieza de diseño que sofistique la casa, como un sillón.

 

Pedir permisos

Para reformas parciales, como suelos o carpintería, no hacen falta permisos. Si la obra repercute en tabiquería y ventanas, hay que comunicarlo al ayuntamiento y si afecta a la estructura del edificio, habrá que solicitar un proyecto a un arquitecto y pagar las tasas pertinentes. En cualquier caso, añade la licencia del contenedor en la calle.

 

Estrena luces

A veces no es necesario hacer grandes obras para dar nuevos aires a una casa. Sustituir los mecanismos eléctricos por otros diseños o colores es un gesto sencillo que, además, nos facilita la vida con sistemas demóticos. Éstos nos permiten regular la luz y crear diferentes ambientes, detectar presencias (ideal para pasillos) o programar su uso a distancia (apertura y cierre de persianas).

 

Decología aconseja informarse antes para pedir los permisos necesarios y dejarse asesorar por un profesional en la materia, no solo durante la reforma, también a la hora de elegir la pintura, la decoración de interior o el mobiliario.

Tan importante como elegir la pintura es elegir la brocha más adecuada para cada trabajo. Su tamaño se mide en milímetros o pulgadas (1 pulgada equivale a 25 mm). Utiliza de 1” para superficies pequeñas (rejas, molduras, marcos), de 2” y 3” para piezas medianas (puertas, ventanas, muebles…) y de 4”a 8”en grandes superficies (suelos y paredes). En este caso, también puedes optar por rodillos y pistolas. En cuanto a las cerdas: las sintéticas son, hoy en día, tan eficaces como las naturales. Sobre todo en pinturas al agua, como esta emulsión mate, ideal para paredes y techos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *